Archivo de la etiqueta: tierra

Baile energético

Picture 1

El universo es energía. Pura energía. Todo esta hecho de energía, y lo mas importante es que esa energía con la que estan hechas todas las cosas, es energía en movimiento. Nada en el universo es estático.

Supongamos por un momento que todo tiende al equilibrio, lo cual personalmente creo que es así, pero suponiendo que efectivamente lo sea, las cosas tienden a balanceare por sí solas, desde lo mas evidente hasta lo que no es tanto.

La naturaleza es un buen ejemplo de esto.

La luz se equilibra con la oscuridad, es el caso del día y la noche. El sol y la luna se compensan mutuamente para el planeta tierra, generando un precioso círculo de vida. El frío se balancea con el calor. Luego de un placentero paso por el calor del verano asoma el frío acurrucante del invierno. Los días secos se despiden con relajantes lluvias. La nieve cubre con su manto las montañas para luego dar paso a la vegetación de la tierra.

Asi nuestra “madre” nos muestra esa danza perfecta que realiza de tiempo en tiempo. Cualquier variación “natural” en este balance obedece a un balance superior. (Aclaro natural para que se entienda que no es una variación inducida por un factor externo, como el hombre y sus actividades). Hace millones de años la tierra era un lugar de calor extremo que no daba lugar a la vida tal cual la conocemos hoy. Con el correr de las eras, esta calor fue dando paso a un clima mas benigno y que permitio la evolución actual.

Pensar que el equilibrio solo queda ligado a este plano es por lo menos absurdo, ya que como dijimos antes, el universo entero es parte de este baile.

Veamos entonces que pasa con las personas, las relaciones y los acontecimientos.

Todo esta en movimiento. Nuestro estado de ánimo, nuestros sentimientos, nuestras ganas, nuestras actividades y no actividades. Todo.

Nuestro cuerpo necesita de este equilibrio. Actividad y descanso. Tensión y relajación muscular. Ingestión y excresión de líquidos / solidos. Hasta el mismísimo corazón que bombea sangre con ritmo envidiable.

Ahora que pasa con lo que no es tan físico? Nuestro estado de ánimo pasa por diferentes estadíos, pero tiende al equilibrio. Por momentos podemos estar eufóricos y excitados, pero luego de un tiempo la exitación deja lugar a la calma. La magia del enamoramiento, del flechazo, cede al paso del tiempo, cambiando de estado. El pensamiento se equilibra con el no pensamiento (meditación) Etc, Etc, Etc

La pregunta ahora sería: que pasa cuando nos mantenemos conciente o inconcientemente en algun extremo de la escala sin casi movernos de allí. Como la tendencia al equlibrio es INEVITABLE y la ley funciona lo sepamos o no, algún factor externo nos brindará el aporte energético opuesto para volver al estado natural.

Si nuestra vida es una incansable carrera sin posta alguna, seguramente nos sobrevenga algún tipo de pausa. Desde momentos que generen reflexión y un parate, hasta paradas obligadas como stress o alguna enfermedad que nos haga parar por “fuerza mayor”. A esta fuerza mayor la llamaremos a partir de ahora ley del equilbrio.

La energía que no equilibramos nosotros, se equilibra sola. “Lo que no jugamos nosotros, nos lo lo juega el afuera.” (Gracias Cristina Yborra)

En las relaciones pasa algo similar. Si yo pongo cosas en extremo, lo mas seguro es que el otro saque en extremo. Si yo soy extremadamente cariñoso seguramente el otro sea extremadamente arisco o indiferente, Si yo “malcrio” al otro, seguramente el otro no haga nada. Si yo soy pura estabilidad , el otro pondra pura inestabilidad.

Cada uno de nosotros podra recordar que a lo largo de su vida luego de momentos de plena acción llegaron momentos de plena calma. Luego de momentos de plena inercia llovieron momentos de movimiento. Cada uno de esos cambios de estado puedo estar inducido por una decisión personal o por una crisis coyuntural. Los dejo un minuto para que consulten sus propias experiencias.

En todos los casos lo que no equilibramos nosotros, se equilibra desde afuera. Tanto en el plano físico como en el mental.

Saber que esto existe y funciona plenamente nos da la posibilidad de auto-equilibrarnos. De no esperar la tormenta que precede a la calma, sin un paraguas en la mano. Aplicar la LEY sobre las leyes. La decisión propia sobre la jugada externa. El conocimiento libera….

A partir de ahora sabemos que tenemos en nuestras manos la posibilidad de equilibrarnos, y que  si no ejercemos la libertad de acción y decisión para tal fin, la fuerza equilibrante va a llegar desde afuera de cualquier forma posible.

La energia se equilibra entre los opuetos, entre el yin y el yan, entre el blanco y el negro, bailando una danza preciosa y eterna.

Anuncios
Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , ,