Archivo de la etiqueta: fisica cuantica

QUE QUIERO SER

Entre todos AD-01

¿Qué quiero ser?   ¿Qué quiero Dar?

Ambas preguntas confluyen en una misma respuesta.

Cuando me digo, “Digo” y al pretender impregnar de mi ser, todas mis acciones, me permito derramar palabras que reflejen tales vivencias, y que estas sean observables para quienes la quieran tomar.

Experimento una transición que siento desde lo más profundo, entendiéndola como una transición, pero poniendo especial atención en ello de forma permanente. Este inicio de camino, hace que “Acepte” cada circunstancia que me presente la vida, como venga, como la encuentre, como la genere, tal cual es, sin juicios de ninguna naturaleza, y con esto no quiero decir que soy un iluminado, simplemente es comprender de que se trata, y llevar adelante todas las acciones con las cuales nos llenamos la boca y también debiéramos llenar nuestras vidas.

La decisión más importante a tomar es: ¿Quiero seguir viviendo en el miedo? o ¿Quiero vivir en el Amor?

Esto, pareciera una perogrullada, pero no, es la decisión que la mayoría de los humanos no pueden tomar, porque pretenden mercadear con el universo los porcentajes que se adaptarían cómodamente a sus vidas. Vivir en Amor no es hacerse el buenito, hablando cadenciosa y aburridamente por la vida, ni tampoco sumarse a campañas de bienestar para el resto de los humanos, ni mucho menos embanderarse en campañas anti flagelos (Iluminati, Monsanto, etc…), estas son santurronadas inconducentes, el amor es una frecuencia vibracional armónica, que a veces dista mucho de lo que conocemos o mejor dicho confundimos en su concepción. Llamamos amor a los apegos egoicos relacionales, decimos que amamos a personas que queremos poseer o manipular, pretendemos de los otros comportamientos afines a nuestra pretensión y no podemos amarlos libremente, no miramos a nuestros niños ansiosos por descubrir quiénes son, sino que utilizamos mucho tiempo y esfuerzo en mostrarles quienes tienen que ser. Nos cuesta muchísimo alinear nuestro deseo con nuestras palabras y acciones, y esto lo corremos permanentemente; es increíble que lo pongamos en el sitio de -alguna vez lo voy a lograr-, cuando lo único que requiere esto es “Comenzar a Hacerlo” y nada más, a si… perdón algo más “LA DECISIÓN” palabra cada vez más inabordable para el hombre vulgar.

Tenemos que aprender a decir NO desde el Amor, Podemos no amar a nuestra madre o a nuestro padre o hermano o hijo… aceptamos el papel de víctima del personajillo que creó nuestro entorno y nos sometemos al rol esperable. Entendemos tan poquito de las cosas importantes… llamamos no hacer juicio a la “No Crítica” sin embargo estamos frente a una de las herramientas más poderosas que existen para poder acercarnos a la realidad (y abandonar definitivamente el terreno de nuestras verdades) cuando decimos que linda música, que lindo día, que bello aroma, que sol resplandeciente… estamos estableciendo un juicio y al hacerlo estamos “Etiquetando” y al etiquetar colocamos filtros que no nos permite conectar con la esencia real de las personas y/o cosas.

No tomamos real conciencia que, nuestra “Percepción sobre la vida” es lo que tenemos que cambiar, y para ello es necesario realizar un cambio de paradigma; darnos cuenta que vivimos una vida pensada por otros, que nuestra forma de mirar y entender la vida está impregnada por nuestras creencias y programas generados por nuestro entorno a lo largo de toda nuestra vida; además y no menos importante por la transferencia de información transgeneracional.

Muchas veces nos pasa que caemos en la trampa de “Ah esto ya los sé”, y con el “esto me resuena” andamos por la vida como una campana, pero sin badajo. Nos cuesta muchísimo, pero muchísimo mirarnos internamente, integrar nuestras zonas oscuras, obviamente, esto, requiere un acto de reconocimiento de su existencia, pero siempre prima el victimismo es decir, el “otro me hace”. Allí se produce el verdadero acto de iluminación ir a nuestra zona más oscura y echar luz de conciencia sobre ello.

¿Y para qué? ¿Para vivir mejor?

Claro que sí, pero además si entendemos que el universo es cuántico y que nuestra calidad de atención moldeada por nuestra percepción intervendrá de mejor manera en el campo infinito de todas la posibilidades; materializaremos una mejor circunstancia de vida para nosotros. Somos creadores. Somos Dios. Asumámoslo.

MYKL

Anuncios
Etiquetado , , , , , , , , , , , ,

Baile energético

Picture 1

El universo es energía. Pura energía. Todo esta hecho de energía, y lo mas importante es que esa energía con la que estan hechas todas las cosas, es energía en movimiento. Nada en el universo es estático.

Supongamos por un momento que todo tiende al equilibrio, lo cual personalmente creo que es así, pero suponiendo que efectivamente lo sea, las cosas tienden a balanceare por sí solas, desde lo mas evidente hasta lo que no es tanto.

La naturaleza es un buen ejemplo de esto.

La luz se equilibra con la oscuridad, es el caso del día y la noche. El sol y la luna se compensan mutuamente para el planeta tierra, generando un precioso círculo de vida. El frío se balancea con el calor. Luego de un placentero paso por el calor del verano asoma el frío acurrucante del invierno. Los días secos se despiden con relajantes lluvias. La nieve cubre con su manto las montañas para luego dar paso a la vegetación de la tierra.

Asi nuestra “madre” nos muestra esa danza perfecta que realiza de tiempo en tiempo. Cualquier variación “natural” en este balance obedece a un balance superior. (Aclaro natural para que se entienda que no es una variación inducida por un factor externo, como el hombre y sus actividades). Hace millones de años la tierra era un lugar de calor extremo que no daba lugar a la vida tal cual la conocemos hoy. Con el correr de las eras, esta calor fue dando paso a un clima mas benigno y que permitio la evolución actual.

Pensar que el equilibrio solo queda ligado a este plano es por lo menos absurdo, ya que como dijimos antes, el universo entero es parte de este baile.

Veamos entonces que pasa con las personas, las relaciones y los acontecimientos.

Todo esta en movimiento. Nuestro estado de ánimo, nuestros sentimientos, nuestras ganas, nuestras actividades y no actividades. Todo.

Nuestro cuerpo necesita de este equilibrio. Actividad y descanso. Tensión y relajación muscular. Ingestión y excresión de líquidos / solidos. Hasta el mismísimo corazón que bombea sangre con ritmo envidiable.

Ahora que pasa con lo que no es tan físico? Nuestro estado de ánimo pasa por diferentes estadíos, pero tiende al equilibrio. Por momentos podemos estar eufóricos y excitados, pero luego de un tiempo la exitación deja lugar a la calma. La magia del enamoramiento, del flechazo, cede al paso del tiempo, cambiando de estado. El pensamiento se equilibra con el no pensamiento (meditación) Etc, Etc, Etc

La pregunta ahora sería: que pasa cuando nos mantenemos conciente o inconcientemente en algun extremo de la escala sin casi movernos de allí. Como la tendencia al equlibrio es INEVITABLE y la ley funciona lo sepamos o no, algún factor externo nos brindará el aporte energético opuesto para volver al estado natural.

Si nuestra vida es una incansable carrera sin posta alguna, seguramente nos sobrevenga algún tipo de pausa. Desde momentos que generen reflexión y un parate, hasta paradas obligadas como stress o alguna enfermedad que nos haga parar por “fuerza mayor”. A esta fuerza mayor la llamaremos a partir de ahora ley del equilbrio.

La energía que no equilibramos nosotros, se equilibra sola. “Lo que no jugamos nosotros, nos lo lo juega el afuera.” (Gracias Cristina Yborra)

En las relaciones pasa algo similar. Si yo pongo cosas en extremo, lo mas seguro es que el otro saque en extremo. Si yo soy extremadamente cariñoso seguramente el otro sea extremadamente arisco o indiferente, Si yo “malcrio” al otro, seguramente el otro no haga nada. Si yo soy pura estabilidad , el otro pondra pura inestabilidad.

Cada uno de nosotros podra recordar que a lo largo de su vida luego de momentos de plena acción llegaron momentos de plena calma. Luego de momentos de plena inercia llovieron momentos de movimiento. Cada uno de esos cambios de estado puedo estar inducido por una decisión personal o por una crisis coyuntural. Los dejo un minuto para que consulten sus propias experiencias.

En todos los casos lo que no equilibramos nosotros, se equilibra desde afuera. Tanto en el plano físico como en el mental.

Saber que esto existe y funciona plenamente nos da la posibilidad de auto-equilibrarnos. De no esperar la tormenta que precede a la calma, sin un paraguas en la mano. Aplicar la LEY sobre las leyes. La decisión propia sobre la jugada externa. El conocimiento libera….

A partir de ahora sabemos que tenemos en nuestras manos la posibilidad de equilibrarnos, y que  si no ejercemos la libertad de acción y decisión para tal fin, la fuerza equilibrante va a llegar desde afuera de cualquier forma posible.

La energia se equilibra entre los opuetos, entre el yin y el yan, entre el blanco y el negro, bailando una danza preciosa y eterna.

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , ,

Psicología y física cuántica

Image

Si Ud. ha visto películas como ”El Secreto” (2006) o “What the bleep do we know” (2004) –traducida al español como “¿Qué rayos sabemos?” o “Y tu qué sabes?”- puede haber sentido que a pesar de que le parezcan muy lógicos e interesantes sus planteos, sus deseos no se convierten tan fácilmente en realidad.

Antes que nada, habría que aclarar que muchas de las apreciaciones que en estos filmes se vierten y que han convertido al interés por la mecánica cuántica en un fenómeno más masivo, han recibido numerosas críticas. Muchos expertos en la materia sostienen que no son correctas ni en su formulación ni –especialmente- en las consecuencias que de ellas se postulan. Incluso llegan a referirse a su conjunto como “Misticismo cuántico”.

Básicamente, no habría (¿todavía?) una prueba científica de que la realidad se mueva de las maneras allí presentadas.

Entonces, ¿ésto explica que no pueda acceder a concretar con mayor facilidad sus anhelos?

Supongamos que todo lo que se dice en estas películas fuera cierto. Es decir, que la realidad es afectada por el observador de la manera como se presenta en “What the bleep…”  O que es posible hacer funcionar una  “ley de la atracción” como la que se pregona en “El Secreto”?

Claro está que se pueden hacer cantidad de consideraciones de todo tipo. Pero en esta oportunidad, se podrían señalar al menos 3 grandes obstáculos a vencer para poder acceder a los beneficios de esa nueva forma de concebir nuestra relación con la realidad:

1)     Vencer nuestra historia de condicionamientos en contrario

Había una vez, un hombre de vida muy infeliz, que siempre creyó que todo le salía mal. Sin embargo, asombrado del giro que daba su vida, un día encontró la lámpara de Aladino. Pero el genio en su interior resultó tener muy mal genio. Sus dos primeros deseos resultaron un fiasco porque el genio los cumplió literalmente. Y lo mismo ocurrió con el tercero, en el que el desafortunado solicitó ser el hombre más rico del mundo y el genio terminó comiéndoselo y certificando lo rico que era.

Por qué podría haberle pasado esto? El desdichado ha construído un sistema de creencias acorde con su condición de “yeta”  y condicionado por ese postulado, una oportunidad como la que se le presentó no podía tener otro destino que convertirla en una nueva y mayor decepción.

Nuestro sistema de creencias muchas veces incluye mandatos (de nuestros padres), experiencias negativas y hasta culpas que nos alejan –conciente o inconcientemente- de la concreción de nuestros deseos.

Se dice que la frase “Conócete a ti mismo” estaba inscrita en la puerta del templo de Apolo en Delfos, en la Antigua Grecia. Por algo será…

2)     Integrar todos los aspectos ligados a la mecánica del deseo: ¿alcanza sólo con saber que existe la ley de la atracción?

Para poder volar, tengo que conocer la ley de gravedad. Pero conocer la ley de gravedad, ¿me asegura el poder volar?

La respuesta es obvia: debo conocer las leyes de la aerodinámica, meteorológicas, y muchas otras más.

Además de los aspectos psicológicos antes mencionados y a poco de investigar un poco la procedencia de la “ley de atracción”, surge una relación entre ésta y las antiguas enseñanzas herméticas.

Y resulta que los principios herméticos, son en realidad, siete. Algunos de ellos, como por ejemplo el de polaridad o el de causa y efecto podrían entrar en conflicto con la ley de la atracción: habría que contemplar el aspecto polar (opuesto) de aquello que convoco y cómo puedo producir un efecto si no hay proporción con la causa (el sólo hecho de desearlo).

3)     Aprender a vivir con un poder semejante

Uno de los capítulos de la clásica serie “La dimensión desconocida”, que se llama “A nice place to visit” (1960) nos muestra a un delincuente que acaba de fallecer y es acompañado por un guía a un mundo en el que paulatinamente va descubriendo que cada deseo que tiene se convierte en realidad: acierta todos los números cuando juega a la ruleta, tiene las mujeres que quiere, riquezas, etc. Nada le sale mal. Al mes, enormemente aburrido, le dice a su guía que no está hecho para vivir en el cielo. Quiero ir “al otro lugar” –le dice. La respuesta que obtiene es “Este es el otro lugar”.

Aunque parezca difícil imaginarlo, si contáramos con un poder como para complacer instantáneamente nuestro deseo, el resultado sería el aburrimiento más siniestro.

Un referente de la psicología infantil, D. W. Winnicot, decía que una madre debía ser “suficientemente buena”. Hacía referencia a que no debe solucionarle a su hijo todos los problemas incluso antes de que ocurran sino saber estimular la capacidad propia del bebé para enfrentar situaciones frustrantes. Es la preparación básica para enfrentar las que le esperan en la vida.

Parafraseando a Winnicot, podríamos decir que nuestra vida, en el mejor de los casos, debería ser “suficientemente buena”, en el sentido (paradójico en relación a la ley de atracción) de evitar la sobreprotección de un poder mágico que pudiera sumirnos en un aburrimiento insoportable.

El deseo puede “potenciarse”. Pero hay que tener en cuenta estas y otras variables (por ej., que mi deseo puede estar en contradicción con el de otro u otros).

De haber tenido en cuenta algunas de estas cuestiones, quizás el maltrecho antihéroe que se encontró con el genio de mal genio, pudiera haber pedido como tercer deseo, que le concediera 3 más. Pero tres mas, ¡no infinitos!

Etiquetado , , , ,

ELIGE ELEGIR

Voy a jugar al pesimista otra vez…

Vivimos en un lugar inseguro. Un lugar de violencia, de maltrato mutuo, en donde todos los días podemos ver hechos que nos tocan de cerca y nos sumergen en un abismo de miedo del cual es muy dificil salir.

Cada noticia, cada relato, cada comentario nos empuja a un espiral descendente que tira por tierra muchas de nuestras “seguridades”.

No importa que en el mundo pasen diariamente mas acontecimientos buenos que malos. No importa que en el mundo existan mas personas de bien que las que quieren hacer el mal. La violencia y la atrocidad tienen un efecto mediático expansor.

Los medios lo ofrecen en su menú del dia. Es la “violencia a la carta”.

Como siempre ocurrió, las malas noticias tienen  muy buena prensa y generan en la audiencia picos de raiting. Terremotos y  tsunamis en camara lenta, robos y peleas…….Sangre on line para todos los gustos.

Armamos sobre las tragedias coberturas 24hs en donde se les pregunta a los moribundos como se sienten ahora que estan a punto de morir; pero nunca generamos noticias a partir de los nacimientos, la fraternidad, los logros o el amor.

En gran parte,  el producto de esta buena prensa se genera a partir de la demanda. La propuesta de los noticieros tiene que ver con lo que consumimos. Oferta y demanda.

Si por un instante dejaramos de consumir lo que los medios nos ofrecen, creo que otros serian los contenidos.

Pero que cambiaria con esto?

Por un lado no generaria psicosis colectiva en la gente. Por el otro cambiaria el estado mental. Si el mesnaje que recibo es positivo, el espiral se torna ascendente, positivo.

Mas allá de lo que podría significar este cambio, previamente debemos utlizar el gran poder que nos fue concedido: el poder de la elección. Haciendo uso de él somos dueños de lo que consumimos.

Con esto quiero decir: acontecimientos malos y buenos van a ocurrir independientemente de lo que nosotros hagamos, pero nosotros podemos decidir si queremos vivir en base a los hechos negativos o los positivos.

La pregunta aqui es: Que elijo hoy? Estoy eligiendo bien? Estoy eligiendo mal? Le doy una pista a tamaña respuesta. Si mayormente siente miedo y es infelíz, no hay dudas que la elección no es la correcta. Por el contrario si vivís con alegría, plenamente y en armonía, la elección es la correcta.

El vecino dice – “Pero como voy a vivir en armonía y sin miedo, si lo que pasa afuera no lo puedo controlar? Como no estar deprimido y aislado si el terror se encuentra a la vuelta de la esquina. Si el temor es el otro?”-

– ” Cientos de personas mueren diariamente y no esta a mi alcance cambiarlo. Nada puedo hacer al respecto salvo recluirme! El miedo es absolutamente real, sobre todo cuando lo propina un arma que me apunta al pecho o un disparo acaba con las ilusiones de una familia entera”-

Entonces, como es esto de la elección?

Ud puede elegir que pensar y que sentir con los hechos que suceden. Ud puede recibir el estimulo y procesar la respuesta de la manera que desee.

Esta claro, alli afuera existe la violencia. Por eso mismo tome precauciones, tenga mas cuidado que antes y no se sobre exponga. Esta podría ser una alternativa que se toma de afuera hacia adentro.

La acción inversa es de adentro hacia afuera, acción que comienza en nuestro interior. Tomando una actitud positiva. Más allá de lo que ocurre externamente, mantengo mi interior en calma y alegre.

Porque como dijimos antes Ud. no puede cambiar todo lo que ocurre afuera, pero si puede elegir como sentirse internamente.  Elegir como se siente es elegir la manera de vivir.

Elegir entonces se transforma en un derecho, en una obligación, en algo que nadie puede hacer por Ud. Se transforma en una responsabilidad que definirá ni mas ni menos su manera de virir.

Como última reflexión quisiera agregar algo que abate todo el miedo que existe y que leí una vez en un libro.

Si DIOS camina a tu lado, porque temes?

Creo que ningún hecho en el universo esta librado al azar, y todo, quiero decir TODO, ocurre por la única razón por la que estamos aqui: para evolucionar, para aprender.

Como todos somos uno y estamos todos inerconectados, lo que hacemos y lo que no hacemos  influye directamente en nosotros, e indirectamente en el resto.

Asi todos obtenemos el “pedacito”, la porción adecuada que nos toca aprender de cada hecho,

Con esto no quiero decir que a partir de ahora Ud tiene que ir por la vida sin preocupaciones, ni cuidados (dios sabe que me falta mucho para llegar alli), pero tenemos que saber que como siempre nosotros proponemos y Dios dispone.

Elijamos el amor y no el miedo, el cuidado y no el temor, y dejemosle lo demas a Dios.

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , ,

La ilusión del control

“El señor obra de maneras misteriosas” dice la frase y cuanta razón tiene

De un tiempo a esta parte creo que  me volví mucho mas receptivo, y empecé a ESCUCHAR, (con mayúscula) a prestarle atención a los distintos mensajes que llegan camuflados de diferentes maneras a nuestras vidas.

No hace mucho estaba mirando una película de niños, como siempre hacemos los que tenemos hijos y me tope con una frase que realmente me enmudeció.
“ El control es solo una ilusión”, tamaña frase para una charla entre una tortuga y un zorro no es cierto? Parecería que no.

La idea de control, de alguna manera, habla casi exclusivamente del hombre, mas que de ningún otro ser sobre esta tierra.

Somos seres que pretendemos manejar casi todos los factores que hacen a nuestra vida, como si ellos realmente nos pertenecieran.
Cuando perdemos ese control, solemos enfurecernos, llenarnos de ira o de miedo, y en el mejor de los casos analizar porque no pudimos controlar determinada situación.

El control, esta íntimamente relacionado con algún hecho deseado o actividad que desarrollamos y con la expectativa o resultado del mismo.
O sea, el efecto que supuestamente se debe generar a partir de nuestra expectativa.

Lo que realmente no comprendemos es que existen infinidad de factores, infinidad de elementos y situaciones que realmente no podemos manejar, no solo porque no tenemos la capacidad para hacerlo, sino porque ni siquiera están al alcance de nuestra razón.

Toda acción en el universo tiene su espacio y su momento. y eso es inalterable.
Podremos creer que todo fue gracias a que nosotros lo hicimos posible y aunque en alguna medida eso es cierto, tenemos que tener claro que el hombre propone, pero en última instancia, Dios dispone.

Esta  claro que si quiero recorrer algún camino determinado tengo que dar los pasos necesarios para hacerlo posible, poniendo lo mejor de mi en todo momento para no solo hacerlo lo mejor que puedo,  sino para de alguna manera ajustar todo lo que pueda esos pasos para llegar a buen destino. (el hombre propone)

Ahora, ese buen destino que creemos es lo mejor para nosotros puede no ser tan bueno. Puede que no sea el tiempo exacto de ese destino y que todavía debamos aprender algo mas antes de llegar alli, entonces se nos presenta un contratiempo, un desvío que inevitablemente nos hace retomar y reajustar las coordenadas. (Dios dispone)

Aquí solemos cotejar lo propuesto con lo dispuesto.Si el resultado no coincide con lo que esperábamos entramos en cortocircuito.
En vez de fluir con los acontecimientos, chocamos con ellos.

Si yo he hecho todo lo que tenia que hacer pero el resultado de esa acción no fue como lo esperaba es porque no era su momento, y no porque lo hayamos hecho mal, sino porque no “debía” ser.
Seguramente mi “ego” me dirá que yo tuve la culpa o que otro la tuvo, que no lo he hecho bien o que no estaba lo suficientemente preparado. Podría sumar infinitos que YO y que YO….YO…YO, pero si no era el momento preciso, no hay conducta, preparación, anticipación o “plan infalible” que valga.

Pero claro esta, somos tan necios que pensamos que somos capaces de manejar todos y cada uno de los factores que hacen a una situación.
Sin quererlo nos creemos omnipotentes, y cuan equivocados estamos….solo hay un solo omnipotente y no soy yo, ni Ud., ni ningún pariente lejano que Ud. crea exitoso.

Es momento de abandonar el pensamiento de que podemos controlarlo todo y dejarnos llevar por la situación, por el hecho que se nos presenta.

Propongamos nuestros sueños con el corazón, con la determinación y la creencia de que damos lo mejor de nosotros en su búsqueda, para luego abandonarnos al fluir de los acontecimientos.

Lo que tendra que ser será. Pero quedese tranquilo que el Ser que dispone sabe exactamente lo que hace.

Etiquetado , , , , , , ,