Archivo de la etiqueta: Camino

Fluir o no fluir..esa es la cuestión..

be or not to be-02

Dejar ser a la otra persona y aceptarla tal cual es como una máxima que deberia estar “cincelada” en la entrada del santuario de Delfos.

Las otras personas son y no podemos someterlas, ni imponerles maneras, ni hacer que vivan segun nuestro pensamiento. Las personas SON y cambian y mutan segun su propio ritmo…el cual muchas veces no condice con el nuestro.

La resistencia a dejar fluir al otro, si el otro es lo suficientemente firme en sus convicciones, produce en nosotros tedio, desgaste, cansancio, stress y chocarse contra una pared constante, porque aunque intentemos y tratemos de las mil y una maneras, nunca lo lograremos. En el caso de que el otro no tenga una personalidad dominante, no dejar fluir al otro deviene en control. No es prudente ni bueno querer tener control sobre el otro…porque el otro, no se puede controlar. Cualquier tipo de control, manejo u opresión que se ejerza es reducir la libertad del otro. Y si el otro no es libre, no es el otro..sino solo una parte sezgada de él mismo…lo que nosotros hicimos de él.. Ahora bien,  dejar fluir al otro no quiere decir que si hay algo de ese comportamiento que nos moleste lo tenemos que aceptar tal cual es y como viene…si ese proceder por el algun motivo no lo comprendemos o no es acorde a nosotros , tenemos y debemos elegir….elegir lo que nos haga felices…elegir lo que nos parezca conveniente en esa situación.

Podria ser: dejar fluir, o dejar fluir y acompañar, o en el caso que no podamos o no compartamos ese pensamiento, dejar libre y seguir nuestro camino. Ir en contra de lo que creemos en renuncia hacia el otro podria ser doloroso, extraño y en algunos casos malo. En el otro extremo podria ser bueno ya que nos puede dar una nueva visión, un nuevo punto de vista, entender al otro de otra manera. Pero insisto, que lo entendamos no quiere decir que lo compartamos.,,

Aqui es donde evaluamos: es esto tan fuerte como para que yo quiera seguir mi camino sin el otro o puedo entender comprender, acomodar y acompañar… Tremenda tarea no es cierto?…cada uno lo hara a su manera, cada uno lo hara como pueda..

Consejo de alquien que no lo tiene resuelto…no importe que, ni como, tome una decisión al respecto y vea a donde lo lleva…si luego no la siente correcta siempre tiene tiempo de volver a rencausar el camino…esa liviandad tan mágica puede ser un gran alivio.

Adhiero a las extraordinarias palabras de Carlos Castaneda.

“Cualquier cosa es un camino entre cantidades de caminos. Por eso debes tener siempre presente que un camino es sólo un camino; si sientes que no deberías seguirlo, no debes seguir en él bajo ninguna condición. Para tener esa claridad debes llevar una vida disciplinada. Sólo entonces sabrás que un camino es nada más un camino, y no hay afrenta, ni para ti ni para otros, en dejarlo si eso es lo que tu corazón te dice. Pero tu decisión de seguir en el camino o de dejarlo, debe estar libre de miedo y de ambición. Te prevengo. Mira cada camino de cerca y con intención. Prúebalo tantas veces como consideres necesario. Luego hazte a ti mismo, y a ti solo, una pregunta.

Es una pregunta que sólo se hace un hombre muy viejo. Mi benefactor me habló de ella una vez cuando yo era joven, y mi sangre era demasiado vigorosa para que yo la entendiera. Ahora sí la entiendo. Te diré cuál es: ¿tiene corazón este camino? Todos los caminos son lo mismo: no llevan a ninguna parte. Son caminos que van por el matorral. Puedo decir que en mi propia vida he recorrido caminos largos, largos, pero no estoy en ninguna parte.

Ahora tiene sentido la pregunta de mi benefactor: ¿Tiene corazón este camino? Si tiene, el camino es bueno; si no, de nada sirve. Ningún camino llega a ninguna parte, pero uno tiene corazón y el otro no. Uno hace gozoso el viaje; mientras lo sigas, eres uno con él. El otro te hará maldecir tu vida. Uno te hace frente; el otro te debilita”

… Fluir o no fluir esa es la cuestion

Anuncios
Etiquetado , , , , , , , , , ,

Gestionar el cambio.

Estamos sujetos a muchas situaciones repetitivas en nuestra vida diaria, situaciones que nos “traban” y que piden por un cambio.

Muchas de estas situaciones nos paralizan y pueden llegar a generarnos ira, resentimiento, odio, cansancio, hartazgo, etc.

Cuantas veces llegamos al punto de saber que tenemos que cambiar algun aspecto de nuestra vida el cual nos hace daño y no sabemos ni como, ni donde empezar.?
Cuantas veces la impotencia nos conduce a la inercia y la misma inercia a chocar de nuevo con el mismo obstáculo.?

Alli cuando chocamos con la misma pared por enésima vez, se adueña de nosortos la ira y el odio con la situación indeseada y es cuando en una de esas tantas veces decidimos cambiar a todo o nada.

Alli comenzamos una nueva etapa: la de la lucha. Luchamos por ese cambio,  generando para ello, un sentimiento de batalla con el que esperamos sortear el obstáculo que tenemos por delante y salir aireosos y victoriosos.
Casi como una pelicula épica. Uno mismo contra el molino de viento, nosotros contra nosotros mismos……….

No es raro?…..nosotros contra nosotros mismos?

Pero, que pasa si en vez de entablar una lucha cruel con nuestro obstáculo nos damos cuenta de cuanto necesitamos de él para reedireccionar nuestra vida.
Que sin él, no avanzaríamos y no evolucionariamos.

Esto cambia toda nuestra perspectiva. Si entendemos que la situación repetitiva nos esta mostrando que debemos cambiar y mejorar, podemos ver que los mismos obstáculos funcionan como lecciones que aprender para avanzar algunos casilleros y seguir en el…….. “juego de la vida”.

Una vez que entendemos esto, estamos en condiciones de transformar estos malos sentimientos y cambiarlos por la alegría de saber que estamos en camino.

Todo cambio es positivo si lo tomamos como parte de nuestro aprendizaje.

Así podemos gestionar el cambio desde el amor y no desde la ira, el rencor, el hartazgo o el odio….

Entonces, cuando llegue el obstáculo, dale las gracias y dile que has estudiado y estas preparado para dar lección, aprobar y seguir adelante.

El camino que estas haciendo es inevitable, somos atraidos como un imán, lo notes o no, lo quieras o no,  podemos retrasar nuestro viaje todo lo que queramos, pero eso solo nos hace sufrir y no fluir.
Dejate llevar y disfrutalo que vale la pena…

Etiquetado , , , ,